La forma de tus piernas y pies, la clave para la sandalia perfecta

Para dar con las sandalias perfectas para ti, primero tienes que tener en cuenta qué tipo de pie y de pierna tienes antes de tomar la decisión final.

Las sandalias son el calzado del verano por excelencia, ya que el calor aprieta y tendemos más a vestir de corto y sacar a relucir nuestras piernas que poco a poco va dorando el Sol. Pero… ¿cómo conseguir la sandalia adecuada?

Así es, la sandalia que estás buscando con el objetivo de que te quede como “anillo al dedo” no es una concreta que se venda en el mercado, sino que va a depender mucho de tus gustos y, sobretodo, de tu fisionomía.

Desde Kanna vamos a ofrecerte una serie de consejos dependiendo de qué tipo de pierna y pie tengas para ofrecerte la sandalia que necesitas:

  • Si eres de pierna y pie grueso, el objetivo primordial es buscar un tipo de sandalia que estilice estas partes del cuerpo, por lo que te recomendamos que utilices sandalias con tacón y, por ponernos más específicos… que sea un tacón fino. Con ello, conseguiremos estilizar tanto la pierna como el pie. Y, en tu caso, apostamos por los colores nude y colores tierra.
    • Evita sandalias romanas (así como trenzadas o de cuerdas) y apuesta por aquellas que disimulen o tapen la parte del empeine, que suele ser la parte más gruesa del pie y así únicamente dejaríamos entrever las partes más finas.
  • Si por el contrario, eres de pierna y pie delgado, ¡estás de suerte! Prácticamente cualquier tipo de sandalia va a quedarte genial. Aunque, eso sí, te aconsejamos algunos matices para conseguir darle volumen al pie:
    • Las sandalias con bandas anchas horizontales harán que tu pie parezca más ancho.
    • El tipo de sandalia que mejor te va a funcionar son aquellas vistosas que tengan cierre en el tobillo, ya que también harán un efecto visual en el que le den un mayor volumen a tu pie.
    • Y, si a parte de fisionomía delgada, también eres de baja estatura… tienes la solución en las sandalias con plataforma. ¡Conseguirás todo de una sola sentada!
  • Si el problema con el que te encuentras cada verano es que tus pies son algo más largos de lo común, tampoco tienes de lo que preocuparte porque hay algunas cosas que puedes tener en cuenta para hacer que no parezcan demasiado largos:
    • Si utilizas sandalias cerradas, conseguirás eliminar el efecto visual de que tu pie es largo.
    • Además, también te recomendamos utilizar colores que no sean demasiado vistosos para que no se vea directamente la proporción del pie.
  • Si tu caso es el contrario y tus pies son pequeños, lo ideal es que utilices sandalias con cuña y que sean de las mismas tonalidades de tu piel, con el objetivo de que se vea un bloque de color uniforme y no lo rompa un color llamativo, con la intención de hacer ver que tu pierna es más larga.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO